jueves, 8 de abril de 2010

La verdad pasada es un ceño fruncido en el presente.

Perdonadme, de verdad, por no haber actualizado en tantísimo tiempo.

"Rrrrrrr. Clic-plas. Puerta cerrada tras de mí. Voy encendiendo y apagando luces mientras subo al segundo piso, en busca del refugio y la intimidad de mi pseudo-habitación.

Ahora ya ni siquiera me queda eso. Me han quitado mi habitación, ya no tengo ni esas cuatro paredes que me conocían tanto. Entre ellas he cantado, reído, hecho el amor, leído, estudiado. He vivido en mi habitación, y ahora estoy hacinado en lo que era el despacho de mis padres –y sigue siéndolo-, porque se suponía que iban a arreglarme la habitación.

Pero no se ha hecho nada. Ni se hará. Porque en esta casa nadie se mueve, nadie hace nada. No se cumplen las promesas; el viento se lleva las palabras en cuanto son pronunciadas.

Y ya estoy harto. Ya no confío en mis padres, no consigo mirarles a la cara y pensar “sé que harán lo que dijeron que harían”. Es triste, ¿no? Bah, ya sé lo que Sergio (alias “Marco”) me diría: Víctor, estás siendo demasiado duro con tus padres, y no se lo merecen. Vives muy bien, y te miman muchísimo. Aparte, se van de fin de semana a menudo, y te quedas solo en casa... ¡Y te quejas!

Fran me diría lo mismo, y Alba también.

Lo sé, lo sé, pero... ¿Y qué? Las personas somos limitadas. Tú no, claro, tú eres libre: pero los que estamos aquí, encadenados a la realidad, tenemos que lidiar con lo que se nos presenta diariamente, y tenemos que hacerlo con la experiencia acumulada y el contexto en el que nos encontramos.

Es precioso decir que hay que ser capaces de ponernos en la piel del resto de seres humanos que habitan el mundo. En serio, suena muy, pero que muy bien. Pero, a la hora de la verdad, cuando tenemos un problema o cuando se nos caen los esquemas al suelo, dinamitados, entonces ven y dime, si tienes narices, que me ponga en el lugar de un esquimal que sobrevive a base de grasa de foca.

¿Que vivo bien? Sí. ¿Que cada vez confío menos en la gente? También."

Fragmento de La verdad se esconde, Víctor Ballester.

11 comentarios:

Javier dijo...

muy bonito e interesante, gracias por compartirlo con nosotros!

Kuroneko-kun dijo...

Oh! No només són els pares els que llençen paraules al vent!

Els amics, la gent que t'envolta i, fins i tot tu mateix, segur que algun cop, heu llençat les paraules i les heu regalades a la primera corrent d'aire que passava.

^^ Però mira... a vegades un es com es i no pot canviar ni a la de tres.
^^

- - -
Ains! Ja trobava en falta les entrades al blog! ^^

Maribel Delgado Medina dijo...

Siempre tan bien tu blog :) pasate por el mio haha

Pluma Roja dijo...

Interesante, ¿Es tuyo? gracias por compartir.

Saludos cordiales,

Hasta pronto.

Julieta dijo...

Bueno, no puedo hablar de la generación de tus padres, porque no conozco sus edades ni el contexto histórico y familiar en el que se criaron. Pero si te puedo decir que por acá también está vigente esto de que no cumplen sus promesas...
Es duro cuando crecemos y lo vemos todo distinto, incluso a ellos. Pero bueno, no hay mal que por bien no venga, ver esas cosas nos hace querer no cometer sus errores y salir volando de la casa de los viejos... (quién pudiera).
Quiero ese libroooo ;), un beso!

Jimenez6c dijo...

see, pero siempre estará la diferencia entre lo que deberia ser, y lo que es.

Deberiamos cumplir nuestras promesas, ser consecuentes y conscientes. pero y si no lo somos, si nuestro projimo no hace lo que debe, ¿hemos de dejarlo de amar?

no soy cristiano, pero se que me partiria el alma si las personas poderosas comenzaran a castigarnos por no hacer lo que debieramos hacer. Yo cometo errores, y esos son los que me hacen diferente. las singularidades

wow! me extendi demasiado ajajaja, que bueno que hayas vuelto, se te exaba demenos.

saludos!

NV BALLESTEROS dijo...

Hola!!!!!!!!!! Esparte de tu libro?
en México se puede conseguir?

Que tengas un bonito fin de semana...Y si no estan tus papis y se arma la fiesta, no dejes de invitarme...Je je je je....

Besos

Khepri dijo...

Creo que es parte de crecer , los padres incomodan , prometen y no cumplen , luego con el paso del tiempo , te das cuenta que , no es así , ellos al igual que tu quieren vivir su vida y los hijos cortan las alas, por ello te alejas , ellos se alejan y nos hacemos adultos , queremos libertad y encontramos soledad , desconfiamos de nuestro entorno , nos enamoramos , nos rompen el corazón y así aprendes a desconfiar , creas barreras , construyes muros y te quedas solo , cuando lo notas, eres igual que tus padres , prometes y jamás cumples.
Besitos, disfruta tu fin de semana.

la chica de los lacasitos dijo...

Gracias por compartir ese fragmento con nosotros, Victor! y gracias por dejarme pedacitos de sonrisa cada vez que visitas mi malditadulzuralatuya

:)

feliz martes 13
bonito!

Waltherfc dijo...

Muy bueno , espero q compartas mas cosas de las q escribes. Siempre es bueno llevarse bien con los padres. Te lo digo yo q no los tengo. Espero q sepas valorar a los tuyos y te lleves cada vez mejor, porque no hay como el cariño de los padres.

Saludos, nos estamos leyendo , cuidate.

Waltherfc dijo...

Hola Victor, tienes un premio en mi blog !!! puedes recogerlo cuando quieres... Saludos.