miércoles, 10 de noviembre de 2010

In memoriam

Para Alicia. Descanse en paz.

Del polvo al polvo,
somos carne y huesos
y una mente pensante.
¿Nada más?

Somos la sonrisa que queda
en los que nos conocieron.
Un recuerdo ya borroso;
nunca borrado.

Somos pasado antes de entenderlo,
y el presente no nos contempla.
Una vida pasa y nada queda
más que una estatua blanca,
triste, 
de cera.

Tú te vas y nosotros te miramos,
y un día -¿lejano?- nos tendremos que ir.
Sonríamos entonces;
las lágrimas son 
para los que no supieron vivir.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

es precioso, Victor. Una maravilla que además consuela

Javier dijo...

muy bello...

Pluma Roja dijo...

Precioso poema. Y el cierre punto de oro.

Julieta dijo...

Esto es lindo! Kiss-kiss...

Anónimo dijo...

un poco maricona este poema