jueves, 4 de noviembre de 2010

Cuando se va el sol,
hay que buscarse.
Entre las canciones, 
o incluso en las frases
que alguien dijo algún día.
 
Cuando se va el sol
y sólo quedan nubes cubriéndolo todo.
 
Ahora cierra los ojos y descubre
otro cielo
y otras formas de ver.
 
Entiende que el ayer no importa
aunque importase;
que el mañana aún no existe.
Que está por hacer.
 
Que tú eres tu todo
cuando se va el sol.
Y el hoy vívelo
como se viven los veranos,
con una sonrisa radiante
y el cielo
en tus ojos.
 
Cuando el sol se va 
demasiado pronto,
no bosteces porque ya es tarde;
cierra los ojos y corre 
hasta alcanzarte.

3 comentarios:

jordim dijo...

buen poema.

Julieta dijo...

Genial!!!! :B
Besos grandes!

Antony Sampayo dijo...

En tan bello poema enalteces al todo poderoso rey solar sin el cual la vida no es nada.

Abrazos.