jueves, 12 de enero de 2012

Primeras impresiones

No recordaba
el color del mar en invierno.
Ese turquesa infinito,
de calas sureñas y olas suaves.

No recordaba
cómo ver el cielo sin alzar la vista;
cómo nadar sin moverme,
cómo hablar sin palabras.

La sencillez del banco
y toda la gente que pasaba.
La belleza que nace del tiempo,
cuando pasa y te acaricia
y se va sin decir nada.

No lo recordaba.

1 comentario:

Julieta dijo...

Qué suave. Me encanta.
Un beso!