sábado, 26 de diciembre de 2009

The sweet escape.

-Aquí podremos descansar.

-¿Cómo sabes que no nos han seguido?

-¿Quién iba a seguirnos a nosotros? -ríe, mientras busca algo con que limpiar el suelo, lleno de polvo y hojas-.

-Pues... -su voz tiembla- Ellos.

-Ellos están muy, muy lejos de nosotros, a estas alturas. Además, mi amor, ya no les interesamos.

El silencio cae sobre la pareja de jóvenes amantes. Tienen razón, nadie los busca porque nadie quiere saber dónde están. Qué bien se vive en el olvido...



Ah, ¡la dulce huída!

3 comentarios:

Kuroneko-chan dijo...

Estar tumbado, con una persona a la que poder amar, o dar tu cariño al menos.

Es lo unico que me gustaría.

Y justo ayer, mi prima me dió mucha envidia.

Yo también quiero huir.

SrItA. mUeGaNiTa =D dijo...

Oye!!! que bonito!!!

No se que es lo mas lindo, que se escaparan, o que a nadie le importe como es que viven su amor :D

GRACIAS por seguir con esos escritos tan bellos y sencillos a la vez =)

APAPACHOS!!

Alexander dijo...

victor!, hermano, guau... es... uhmmm.. para empezar, breve, intrigante, tierno.
Te reconozco como el poeta que deja los versos a mitad del camino para que el lector lleve su alma mas alla donde pueden ver.
Hoy miles de preguntan nacen alrededor de ese pequeño relato. Y, sin embargo, prefiero quedarme con el amor que nace y se fortalece entre los enamorados, lejos de "ellos", lejos del mundo, en un lugar donde nadie, ni siquiera dios y el diablo, puede llegar.
Un abrazo.