lunes, 1 de marzo de 2010

¡Curioso!

A veces, me quedo embobado mirando una escena. El mundo es un gran teatrillo, ¿eh? Es apasionante. Me doy cuenta de ello cuando estoy contento, y hoy lo estoy. Y mucho. He conseguido encontrar el equilibrio, mi equilibrio.

El tema hoy es: Necesitamos nuestra rutina. Fijaos, cuando estéis en alguna parte, en lo que va sucediendo a vuestro alrededor. Si os acordáis de mí (¡sería genial!), mirad lo que hace la gente. Sólo eso. De verdad, no os arrepentiréis.

El otro día, estaba en un bar con una amiga. El camarero cogió una pequeña cuña y la colocó bajo la puerta después de abrirla de par en par. Supongo que quería que se ventilase el local un ratillo. Pues bien, aquí es donde entra en juego la dinámica humana.
Aunque no os lo creáis, todos y cada uno de los clientes que salieron de allí intentaron CERRAR la puerta que, claro, al estar calzada, apenas se movía. Y yo observándolo todo y riéndome interiormente.

Ah, pero esto no es lo más curioso. ¡Lo mejor era cuando alguien intentaba entrar en el establecimiento! En vez de ABRIR la puerta, lo que hacían era pasar por la pequeñísima rendija que había dejado el último en salir. Imaginaos aquello: una pareja de treintañeros, metiendo barriga para lograr colarse por el espacio mínimo entre la hoja de la puerta y la pared.

¿Qué conclusiones sacamos de todo esto? A mí se me ocurren unas: que, al dejar atrás algo, nos gusta saber que se queda tal y como estaba al llegar; y que, al encontrarnos con algo que no esperábamos, en vez de intentar detenernos y reflexionar, preferimos tirar p'alante y ver cómo se desarrollan los acontecimientos.

Bendita humanidad.

11 comentarios:

Javier dijo...

pues el mundo es una cosa loca... muy loca a la cual uno se tiene que acomodar :D

vuelo de hada... dijo...

jajaj como dice calle13
Esta es una fiesta de locos he he he pero yo soy el único que no esta loco jaja le cambiaría...
Esta vida es una fiesta de locos y nosotros estamos aun más locos jaja (tu y yo-yo y tu) jajaj
Un abrazo y bue...de esto esta llena la vida, como se hace!

Pluma Roja dijo...

Pues a mi si me permites, se me ocurre también pensar que comerá la gente que a los treinta años apenas, ya tenga panza para no poder pasar por una rendija, que me imagino no era tan pequeña. Sí, hay cosas absurdas que es interesante observar. Buena observación la tuya.

Saludos cordiales,

Hasta pronto.

vuelo de hada... dijo...

jajaja ay mi amiguilla me haces reir mucho con tus ocurencias jaja
QUE COMERAN POR FAVOR!!!
Me encanta tu punto de vista jaja
Un abrazote para los dos y que hagan dieta ola jajaj

NV BALLESTEROS dijo...

Mmmmm.....Pude ser que la dejemos como esta por indiferencia....

Tocayo te dejo saludos y que tengas una bonita semana
Besos

Maya dijo...

Buena reflexión...pero yo soy de investigar cuando algo cambia su estado normal....la curiosidad de periodistas siempre me traiciona.


Besos,

Maya

Doña María dijo...

Estás hecho un filósofo, hijo. Yo habría dicho que la conclusión es que somos todos tontos. Pensaré en ti la próxima vez que vea una puerta calzada.
Un abrazo

Abril dijo...

Cada quien tiene su filosofía... pero creo que la mía es dejar las cosas como están ya que así están bien.

Un abrazo.

Julieta dijo...

Cuántas cosas en común, Vic. Como dijo Doña María, cada vez que vea una puerta calzada, el viento susurrará tu nombre....jejeje XD.
Besos!

Anna dijo...

Fue bastante cómico observarlo. Cómo yo estaba de espaldas, me di cuenta en cuanto me lo dijiste.
Yo no he sido capaz de llegar a ninguna conclusión (quizá será porque tampoco me he parado seriamente a pensarlo) y creo que las dos opciones que has propuesto son perfectamente posibles.
En fin, esta semana podríamos ir otra vez, no se si tendrán la puerta calzada o no, pero seguro que algún otro tema de conversación encontraremos!

Un beso,

Anna.

Jimenez_6c dijo...

Que raro.. En general yo me tomo bastante tiempo para reflexionar, lo que me ha hecho perder algunas oportunidades valiosas.. Por eso creo que es mejor cruzar la puerta y ya jaja