jueves, 7 de enero de 2010

Já, ¡me río en tu cara!

-¡Es que necesito estar enamorado!

-Que necesitas... ¿Eres idiota?

Oh, sí, sabía perfectamente que, por primera vez, no era él quien decía esa ñoñería estúpida de "sin amor no soy nada"; y, joder, ¡qué bien se sentía sabiéndolo!

-No te pases. Tú has estado dando por saco con tu enamoramiento durante meses, y todos los que te leen han estado soportándote; podrías darme un respiro, ¿no?

-Podría.

Silencio incómodo.

-Pero... ¡Dime algo!

-Ay, no sé, tío, ¿qué esperas de mí? ¡No puedo entenderte! Es como si vivieses en medio del campo y desearas morir aplastado por un rascacielos derrumbándose. Es ilógico necesitar enamorarse, ¡porque necesidad y amor son completamente opuestos!

-De verdad, no se puede hablar contigo. Eres un niñato repelente y te odio.

-Del amor al odio...

Un paso. Adiós --

10 comentarios:

Dayann dijo...

Extrañaba pasar por aca a leerte, y con este post me has dibujado una sonrisa enorme! te he dicho muchas veces que me gusta tu estilo y agilidad, pero lo k no he dicho, es me das miedo, eres un mounstruo en esto de escribir, me envuelves.

Y por supuesto del odio al amor.. yo mejor me tiro al precipicio! Un besote
kon kariño Dayann

Kuroneko-chan dijo...

Oh! Me encanta el echo de un rascacielos a punto de matar a alguien... XD
Y tienes toda la razón, del amor al odio? Un paso mas pequeño de lo que creemos :P
Pero a veces, ese odio, viene causado por la estupidez ^^

Mucha suerteeeeeeee :3

Julieta dijo...

Oh sisi, el odio... es amor creo yo, frustrado.
Me encanta, me encanta, amo como escribís...Besitos :)

♥ Anabel ♥ dijo...

Amor y odio, dos sentimientos tan fuertes que incluso pueden derivar el uno en el otro...
me ha encantado lo del rascacielos :)
besis

Ullets dijo...

Ara que m'havia proposat ser asidu al teu blog te'n fas un altre!
Però bueno, aquesta vegada m'ha sigut més fàcil seguir-te la pista. Podré estar al dia.

Per converses com la que vam haver de deixar a mitges l'última vegada que ens vam veure...

Asturiela dijo...

dalee... que ha sido fuerte este post majo, de un color fluorescente que te quema los ojos pero que también da luz en la oscuridad.
me caló esta frase : "Es como si vivieses en medio del campo y desearas morir aplastado por un rascacielos derrumbándose." y no sabría que comentarte porque duele y podria ser real.
el mejor de los saludos y vos tenes 359 nuevas oportunidades dale?

Alexander dijo...

Una conversacion cargada de verdades e ironia. Se vuelve hilarante en cuanto la lectura avanza, y deja de trasfondo las ganas de ser sincero y divertido.
Interesante...aunque... aunque... bueno, te lo dire personalmente.
Un abrazo.

Anna dijo...

Víctor... no tinc paraules, i ho saps.
Crec que tant tu com jo necessitem una sessió de xerrada intensa, oi?
Ens veiem la setmana que ve?
Un petonarro! :)

Doña María dijo...

No sabes cómo te entiendo, hijo. Yo por mi parte no podría vivir sin mi postre de arroz con leche. Me quitas el dulce y me muero.

victoria dijo...

no es que del amor al odio haya un paso, es que el odio sin amor previo no existe, en todo caso es indiferencia...

Y lo de necesitar enamorarse, es desgraciadamente un necesidad metafísica de nuestra naturaleza, creo... o de eso me intento autoconvencer... de que mi máquina necesita amor, como las plantas agua...

Aiiiii cuanto amor se respira por aqui madre!!!

XOXO